Declaraciones Vinicio Lorea

MARCO VINICIO LOREA GARCÍA, declaró un total de 16 veces ante funcionarios públicos de la Procuraduría General de Justicia del entonces Distrito Federal, tal como se muestra a continuación:

El 11 once de diciembre de 2007 declaró por primera vez ante el Ministerio Público y no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una SEGUNDA DECLARACIÓN, de fecha 13 trece de diciembre de 2007, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una TERCERA DECLARACIÓN ante el Ministerio Público, de fecha 13 trece de diciembre de 2007, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una CUARTA DEPOSICIÓN ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 24 veinticuatro de diciembre de 2007, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una QUINTA DECLARACIÓN ante la Representación Social, de fecha 14 catorce de enero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico; sin embargo manifestó: […] El día sábado 12 de enero del 2008, […] alrededor de las 20:00 recibí una llamada a mi Nextel, de un sujeto desconocido quien me dijo: oye MARCO yo soy el negociador, del problema de tu hija, vamos a arreglar el problema le dije que si, me preguntó, ¿tienes mi dinero a la mano?, le dije si, ¿cuanto tienes me pregunto?, le dije $490,000.00 cuatrocientos noventa mil pesos, júntate quinientos mil pesos, ponlos en una bolsa blanca, te subes a tu carro, y que nadie te persiga porque te estoy vigilando ponte a hablar conmigo en la calle porque te estoy checando, salte de tu casa, me dijo, yo soy muy profesional, y te voy a dar a tu hija si me cumples lo que te exijo, si me fallas, te voy a decir donde encuentres el cuerpo de tu hija, hemos respetado a PRISCILA, está bien, tú me pagas y yo te la devuelvo, le dije, espérame yo quiero hablar con mi hija y me la puso al teléfono, lo único que escuche fue «papito», fue la única palabra que escuché, le dije que yo no sabía manejar, que llevara la camioneta de mi mujer, que ella manejaría y que nos encontrábamos a las 21:30 en el Bordo de Xochiaca, salí como con cincuenta minutos de anticipación, por el camino del aeropuerto de la terminal dos, todo tiempo me pidió que tuviera mi teléfono prendido, me iba guiando, después aborde la avenida Pantitlán, y me dijo que me iba a sacar a la Brecha y avanzamos mucho tiempo sobre ese camino y entroncamos con el Circuito Mexiquense rumbo a Zumpango, en el kilómetro 40 en la caseta en donde hay un centro comercial de lujo Las Américas, el secuestrador me ordenó, que me retornara en sentido contrario, batallamos mucho, después de varias vueltas cerca de las once de la noche, aclaro que me ordenó no apagar el celular varias veces y luego que yo le marcara dos veces, durante todo el trayecto checo mi ruta y una persona atrás lo orientaba ya que se escuchaba con otra voz, cuando atravesé la caseta de cobro del kilómetro 40 del centro comercial me pidió que avanzara cerca de la agencia de seguridad estatal, y me dijo que pusiera el dinero del otro lado de la cerca donde estaba un promocional muy grande sin publicidad y con un número telefónico muy grande, muy cerca había un puente peatonal muy grande y la pendiente era muy alta me baje y le dije que no podía tener mi teléfono prendido en la mano sino que la metería en mi bolsa, y puse la bolsa de dinero, en el poste de ese espectacular, al hablar con este sujeto me dijo después de que cuente el dinero te voy a decir donde está tu hija, regresé a mi casa estuve perdido dos horas en la zona de Iztapalapa, …”. (Foja 332 a 334 Tomo I).

En una SEXTA DEPOSICIÓN ante la misma Autoridad Ministerial, de fecha 16 dieciséis de enero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una SÉPTIMA COMPARECENCIA, ante la Representación Social, de fecha 17 diecisiete de enero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una OCTAVA DECLARACIÓN, también ante el Ministerio Público Investigador, en fecha 28 veintiocho de enero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una NOVENA MANIFESTACIÓN, ante la Representación Social Investigadora, de fecha 30 treinta de enero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMA DECLARACIÓN, ante el Ministerio Público, en fecha 13 trece de febrero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO PRIMER declaración también ante la Autoridad Investigadora, de fecha 15 quince de febrero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO SEGUNDA declaración ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 26 veintiséis de febrero de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO TERCERA declaración ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 03 tres de marzo de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO CUARTA declaración ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 05 cinco de julio de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO QUINTA declaración ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 12 doce de septiembre de 2008, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

En una DÉCIMO SEXTA declaración ante el Ministerio Público Investigador, de fecha 07 siete de abril de 2009, no mencionó nada de unas cuentas de correo electrónico.

Sin embargo, indicó ante el Juez de la causa en octubre de 2009 que:

«…no tuvo acceso a ninguno de los correos que fueron proporcionados por los secuestradores ya que eso lo hicieron la esposa e hijos de emitente y JAIME tampoco tuvo a la vista personalmente las claves de esos correos esos correos sí los vio físicamente en la pantalla de la computadora ya que su hija BLANCA y su mujer se los enseñaron desconoce si esos correos fueron impresos por su familia y trabajadores, así como tampoco sabe si la policía cibernética los imprimió no tiene conocimiento cuantos correos fueron enviados a esas cuentas mamiporfavor y papiporfavor » su esposa y su hija eran las que directamente le informaban sobre los correos que llegaban a las cuentas abiertas por los secuestradores desconoce cómo su esposa, hijos y JAIME GARCIA obtuvieron las claves de acceso a las cuentas de los correos proporcionados por los secuestradores…»

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada.