La prueba contundente de la inocencia de Nino Colman

En vista de la ausencia de correos electrónicos que demostraran la existencia de las supuestas negociaciones que la familia de Priscila Lorea afirma haber sostenido con los secuestradores, Nino Colman solicitó que JUAN JOSÉ ESPARZA ZAMARRIPA, dijera en qué parte del expediente estaban esos correos.

La respuesta es a todas luces clara: esos correos NUNCA existieron y en consecuencia, NUNCA fueron utilizados para negociar nada.

Los lectores deben prestar atención al hecho de que cuando se le preguntó dónde estaban los correos electrónicos, JUAN JOSÉ ESPARZA ZAMARRIPA, dijo que en el Pliego de Consignación.

Una vez que dijo esto, se le pidió al Juez, que le pusiera a la vista dicho Pliego de Consignación; esta petición de Nino, generó una gran oposición de parte del personal de la Procuraduría General de justicia del Distrito Federal, que en ese momento se encontraba en el recinto.

En México, la tradición dicta que a un Ministerio Público que «integró» una Averiguación Previa, no se le debe cuestionar su trabajo, porque según esa tradición, el expediente habla por sí mismo.

JUAN JOSÉ ESPARZA ZAMARRIPA, no tuvo alternativa: fue obligado por el Juez, a indicar dónde estaban los correos electrónicos que demostraban esas supuestas negociaciones.

Después de hacerse el tonto unos minutos, dijo que no había correos. Véalo usted!

Deja un comentario